Romance electoral en América.

Romance electoral en América.

Fuente: Luis Jorge González, lunes 4 de noviembre de 2018, CDMX.

El pasado primero de julio fueron elecciones en México, después del hartazgo que se vivió durante este último sexenio, con tanta impunidad, corrupción e imposición, en el que se presentaron las cifras más altas de violencia y de peculado que ha vivido nuestro país en su historia.

La ciudadanía votó en creces, también nunca antes vistas, y se eligió a favor de romper con el marco obsoleto que teníamos como nación, “un cambio”, y es así, que, con la mayoría de popularidad empujada a una izquierda, Andrés Manuel López Obrador se vuelve nuestro próximo Presidente a partir de diciembre.

Sin embargo, el contexto mundial también ha tenido cambios muy drásticos desde hace ya un tiempo, entre ellos, la reciente llegada de Jair Bolsonaro como Presidente de Brasil, así como la próxima retirada de la Canciller Angela Merkel en la dirigencia de Alemania, y con ello, el posible advenimiento de una ultra derecha intolerante en dicho país.

Por otra parte, lo que se ha ido llevando con más anterioridad, fue la aceptación de Donald Trump en la elecciones de Estados Unidos, la victoria de la derecha en Argentina, Chile, Honduras, Ecuador, Colombia, incluso, se dio un cambio en la misma Cuba que como un hecho histórico, por primera vez el Jefe de Estado de la isla no lleva el apellido Castro, añadido a lo que hace unos días aconteció, después de 55 años, se ha puesto fin al bloqueo económico.

Entonces pareciera prácticamente que México se vuelve la “última bastión” de la izquierda en el continente.

Pero, por mas ilógico e incoherente que parece el hecho de que en América Latina, ese rincón de la tierra tan llena de diversidad y pluriculturalidad en la que ya ha hecho bastante énfasis el mundo, decidan elegir “democráticamente” dirigentes con tintes autoritarios, rígidos y radicales.

Existe una lógica bastante clara detrás de eso, si analizáramos la llegada de la izquierda en Brasil con un rotundo éxito con el gobierno de Lula Da Silva durante 2003-2010 al sacar del país a 29 millones de personas de la pobreza, para que después, Dilma Rousseff sea culpable de casos de corrupción por lavado de dinero con la estatal Petrobras, estimando una cifra de 2.000 millones de dólares, cantidad con la que trataba de garantizar su reelección y perpetuarse en el poder, escándalo que termino por manchar la imagen de Lula. De la misma Dilma que había sido guerrillera marxista en la última dictadura que vivió Brasil.

Otros ejemplos, es comprender la gestión “más moderada y tolerante” en el gobierno de Obama en EUA que provocó la crisis fiscal en el país y el desplome de muchas industrias por falta del apoyo del gobierno, y de Merkel en Alemania con sus políticas de apertura a los inmigrantes, que, en vez de haber sido beneficioso, trajo muchos problemas que antes ni siquiera figuraban en un listado de interés.

Entonces podríamos entender que además de ser un fallo de la democracia, es en parte, más un fallo entre el interés político de generar adeptos y aceptación a costa de todo, lo que realmente es conveniente como posible; pues, en todos los casos, los giros contundentes que se efectuaron en la decisión de la mayoría de población no fueron más que el triunfo de la emoción sobre la razón, lo convincente, ante lo coherente, ¿que no acaso es más tentador el deseo de abrir fronteras y dar justicia inmediata a todos, que el de respetar las leyes estipuladas y permitir el fortalecimiento de la seguridad nacional?

Dando apertura al tema más relevante en estos días, que es el de la entrada de ilegal de inmigrantes en nuestro país, ilustra lo anterior, pues desde el momento en que se le permitió el acceso a la primera caravana con facilidad, se marcó un antes y un después, en el que ya no habrían límites, y esto se ve al generarse una segunda, tercera y cuarta caravana, accediendo de manera más violenta e incluso con la infiltración de algunas diásporas criminales entre la caravana, problemática que ni el presidente vigente, ni el próximo presidente, dieron una contestación que lograra regular su llegada en el país.

Lo que propusieron fue ofrecerles condiciones de trabajo en el país, pero, las cifras superan por mucho lo que se hubieran podido calcular, asegurándoles empleos cuando en el país el 43% de la población vive en la pobreza extrema.

Lo que fue un gesto de humanidad, se vuelve un inminente problema nacional a futuro dándole entrada a toda una cadena de conflictos que tendrá que enfrentar el nuevo presidente a partir de diciembre, a lo que, con seguridad, lo pondrá en consulta y nuevamente, no se tomara la decisión más certera, sino, la mejor vista ante la ciudadanía.

La verdadera traba de la democracia, es cuando se ignora lo evidente, se toman decisiones que a futuro se vuelven contraproducentes, entonces se entiende que el peor enemigo de la izquierda en América, fue la misma izquierda, e independientemente de hacia dónde van las inclinaciones ideológicas, se ejemplifica con gobierno del PRI.

No se votó precisamente por Obrador, se votó por sacar fuera del poder a los mismos grupos de siempre, los cuales se enorgullecían de ser intocables, manchados de corrupción y de abuso, que terminaron por hundir al propio partido en el rechazo y el olvido.

Cuando logremos entender que no por defender una posición se tiene que tolerar al punto de lo absurdo, sin ser escépticos de los actos de un gobierno por el que sentimos empatía, empujar por una creencia con tanta fuerza que ésta presupone el propio suicidio, -y unos extremos solo traen como consecuencia los extremos opuestos-, entonces alcanzaremos los equilibrios que nos permitirán progresar como nación, dejar de saltar de un lado a otro de manera horizontal, sin crecer a ningún lado.

Solo así se nos puede salvar de un destino que hasta hoy parece fabricarse a lo lejos, en el que los intolerantes, empujados también por la emoción y el miedo, triunfan nuevamente sobre la razón.

Se tiene que dejar de pensar con las entrañas y comenzar a pensar con el cerebro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: